VIDA EXTRA por Eduardo del Hierro

Cuando era un niño me encantaban los videojuegos. Era la de época del Spectrum, el Commodore, los juegos arcaicos, los de marcianitos o comecocos, o ese mítico juego de tenis que eran dos barritas y una pelota que iba rebotando de un lado a otro. Y había una cosa que me encantaba que era que cuando te mataban tenías otra vida, otra oportunidad para ganar el juego, para pasar de pantalla.

 Hoy os quiero hablar del seguro de indemnización diaria por baja laboral, este producto es el que me evoca aquella época de la vida extra, esa nueva oportunidad para salir adelante cuando has perdido una vida.

 Este seguro en principio es sencillo. Si coges la baja por accidente o por enfermedad cobras una cantidad diaria que te permitirá compensar tus ingresos o poder contratar a otra persona que pueda sustituirte no viéndose mermada la capacidad de trabajo de tu empresa y pudiendo seguir con el día a día con normalidad.

 Así visto es sencillo, aunque, como todo, se puede complicar introduciendo variantes, como indemnizaciones por muerte e invalidez por accidente, gastos médicos por accidente y muchísimas más coberturas adicionales aunque éstas sean en principio las principales.

 A mi no me gusta complicarlo, y a no ser que sea un cliente que tenga especial interés en este tipo de coberturas de indemnización por muerte e invalidez porque, por ejemplo, viaje a menudo y le preocupe este riesgo, me gusta hacerlo sencillo sólo con la indemnización diaria por enfermedad y accidente.

 Existen dos variables de esta modalidad. La primera, que es la que más me gusta a mí, es la que llamo yo indemnización pura. Si estás 30 días de baja y tienes contratados 30€ diarios cobrarías 900€. Puedes incluir una franquicia de 3, 7 ó 15 días para abaratar el seguro si lo que te preocupa es una baja de larga duración. Está modalidad tiene un precio más alto que la segunda opción pero es mi preferida ya que es la más clara y la que menos problemas ocasiona luego con los siniestros, que para mí eso es lo más importante que sea un producto claro y que no dé luego problemas.

La segunda opción es una indemnización Baremada. Esto es una indemnización que ya está prevista de antemano dependiendo de la circunstancia que te haga coger la baja. Por ejemplo, una rotura de fibras en el gemelo son 21 días. Y da igual que luego estés de baja realmente tres días o tres meses. La compañía te va a pagar los 21 días, y si tienes contratado 30 € diarios serían 630€ de indemnización. Las ventajas que tiene esta modalidad es que lo cobras por adelantado. Normalmente en todas las compañías se da el parte, se aporta la documentación acreditativa de esa baja, y a las 48 horas te hacen la transferencia de la indemnización. Eso está muy bien, es una gran ventaja. Y otra ventaja sería el precio ya que este producto puede ser de media, en una póliza normal de 450-500€, unos 100 o 150 € más económico.

Pero también tiene una gran desventaja, ya que a veces la medicina no es una ciencia exacta y esa rotura de fibras que tú esperabas que fuera a ser de 21 días de baja, se complica y se transforma en una baja de dos meses, Y resulta que te quedas un periodo de tiempo al descubierto con una reducción de ingresos que puede ser fatal para tu negocio.

 Por eso yo siempre recomiendo a mis clientes la primera opción, pero ambas son válidas, bien explicadas y asimiladas por el cliente, él puede valorar tu criterio y al final tomar su decisión dependiendo de los riesgos que él valore y el importe que quiera gastar para cubrirlos.

 Ya sabemos que los autónomos son seres mitológicos que nunca (o prácticamente casi nunca) cogen la baja. Pero viene bien si por alguna circunstancia tuviéramos que cogerla, que estemos prevenidos y seguros de tener una vida extra.

 Con esto terminamos el artículo de hoy que espero que os haya gustado, entretenido o sacado de alguna duda y con eso me daría por satisfecho. Cualquier duda que tengáis sobre este tema o cualquier otro relacionado con el mundo de los seguros podéis escribirme a mi dirección de correo electrónico eduardo@eduardodelhierro.com y estaré encantado de atenderos, y se admiten también sugerencias sobre nuevos temas o cualquier otra cosa que consideréis oportuna. Hasta el próximo número.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies, su aviso legal y política de privacidad. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar