Y mi paracaídas?

Alguna vez me han planteado el juego de van 4 personas en un avión que se avería y hay 3 paracaídas, Quién se debería quedar sin paracaídas? Y dependiendo de las circunstancias sociales y familiares de cada individuo se establece un debate muy interesante sobre a quién sacrificarías.
Este juego mental me ha venido a la cabeza pensando en cómo enfocar el artículo de este número y en por qué hay gente que se lanza al difícil viaje del Agente Comercial sin paracaídas. Para no jugar a la ruleta rusa os voy a dar algunas indicaciones para atenuar las posibles consecuencias que un percance puede tener en nuestra vida laboral, nuestros ingresos y nuestro estilo de vida.
Pienso que a cualquier mediador de seguros cuando le viene un profesional para que le asesore sobre posibles riesgos a cubrir en su vida laboral el primer producto que le viene a la cabeza es un seguro de indemnización diaria por incapacidad laboral transitoria, es decir, si debido a una enfermedad o accidente tienes que coger la baja laboral se cobraría una indemnización diaria con la que paliar una posible reducción de ingresos o para poder contratar a otra persona que haga su trabajo y que la actividad empresarial no se resienta y siga su curso.
Otro producto interesantísimo para cualquier profesional es un seguro de salud privado. Sin duda nuestro sistema de salud público es la envidia mundial tanto por su calidad como por su universalidad y para cualquier problema grave recomiendo a todo el mundo su utilización sin dudarlo. El problema viene con los retrasos y listas de espera para acceder a especialistas, para ciertas pruebas como una resonancia por ejemplo, para intervenciones quirúrgicas que no sean de gravedad y para rehabilitaciones. En mi opinión y por experiencia propia un seguro de salud privado acorta los plazos muchísimo y aparte de la calidad de vida que te aporta es un factor muy importante para acortar plazos en una baja laboral y que afecte lo menos posible a nuestro negocio.
Otros seguros importantes podrían ser un seguro de vida si tenemos cargas familiares o préstamos, o uno de ahorro pensando en el negro futuro que se les auguran a nuestras descendientes pensiones.

Por Eduardo del Hierro

Con estas recomendaciones podemos paliar posibles percances que nos pueden acaecer. Cualquier duda sobre éste u otros temas me podéis consultar en mi dirección de correo electrónico eduardo@eduardodelhierro.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies, su aviso legal y política de privacidad. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar